Una Nota Sobre La Paternidad

Necesitamos más rompe cadenas y menos rompe corazones.

La humanidad necesita buenos ejemplos de padres.

Nuestros padres deben ser reyes para que sepan gobernar y sacerdotes para guiar a sus familias en oración.

Una gran parte de nuestra generación ha crecido sin padre. Como resultado, muchos de nuestros jóvenes luchan por un propósito, buscando una dirección, identidad y autoestima. Tenemos niños que no saben cómo enfrentar a sus propios miedos y emociones. Se cerraron porque sus padres no estaban allí para llenarlos de vida. Sus padres no estaban allí para enseñarles valor. Necesitaban un padre para ayudarlos a romper las cadenas de sus vicios y adicciones.

Agradecemos a Dios por los buenos padres de nuestra generación, los hombres que están allí en momentos de sufrimiento y que nos ayudan en nuestro momento de necesidad. Aquellos que les enseñan a los niños a ser hombres. Estos hombres les enseñan a las jóvenes lo que deberían esperar de un hombre.

Un buen padre no es el hombre super macho o el hombre impulsado por el ego. No es el hombre que no puede controlar su ira. El buen padre tampoco es el hombre pasivo, inactivo, o domesticado. Él es el hombre constante.

El buen padre es el que desafía a sus hijos a llegar más alto. Sus brazos son un refugio seguro para sus hijos y los que estén bajo su autoridad. Él es el mentor que infunde sabiduría a los que están bajo su tutela. Él ayuda a formar los destinos de sus parientes.

A veces me parece que hay demasiadas familias y no suficientes padres. Sé que todavía hay mucho trabajo por hacer, pero tengo esperanza en los buenos hombres.

Había un padre que confiaba y obedecía a Dios. Pasó décadas usando su conocimiento sobre ingeniería naval para salvar a su familia de las severas inundaciones y el clima inclemente.

Al salvar a su familia, salvó a la humanidad.

Su nombre era Noé.

Había un padre que preparó un reino para su hijo. Luchó contra todas las naciones enemigas para que su hijo pudiera vivir en paz. Dejó planos, diseños arquitectónicos y recursos para construir un templo. El hijo obtuvo la gloria, pero fue el padre el que pavimentó el camino. Su nombre era David.

Cuando se le da el deber de ser un padrastro y criar al hijo de otra persona, ¿qué hace?

Hace lo que José hizo con Jesús. Fue un ejemplo de coraje, humildad y justicia. Incluso bajo severa humillación, hizo lo que era mejor para su esposa e hijo. Incluso le enseñó a su hijastro a ser carpintero. Y durante tiempos de crisis, cuando todos los hijos de Israel estaban siendo asesinados, la visión y el liderazgo de José salvaron a su familia.

Hoy, celebramos la paternidad y a muchos grandes hombres que han ayudado a llevar a la sociedad hacia la grandeza.

Este blog no estaría completo si no mencionara a mi propio padre. Esta es mi oración.

Querido Señor,

Gracias por mi papa, Miguel López. He llegado a la conclusión de que él sacrificaría más por mí que por él. Él ha hecho más por mí de lo que yo pude hacer por él. Me dio más de lo que yo estaría dispuesto a dar por él. Este pensamiento está lleno de humildad. Cuando me di cuenta de la verdad, se me llenaron los ojos de lágrimas. Mi padre es mejor que yo. Deseo y espero algún día ser el tipo de padre para mis hijos que mi padre fue para mí. Es un estándar verdaderamente notable, pero es el que Usted estableció para mi al darme un padre como él. Señor, lo amo aún más por los hombres que han sido mis mentores y que ayudaron a criarme y que esperaron grandes cosas de mí. Le agradezco también por el padre de mi padre, cuya sangre corre en mis venas. Te alabo Señor por ser un guardián para nuestra familia y por ser nuestro Padre en el Cielo. Enséñanos a ser como tú. Enséñanos a guiar como tú. Amén.

Tu hijo,

Fabian Lopez

ENGLISH VERSION

  • White Facebook Icon
  • White Pinterest Icon
  • YouTube - White Circle

Alton, Tx, USA

All Rights Reserved